domingo, 26 de agosto de 2012

El Segundo Advenimiento


Dando vueltas y vueltas en la espiral creciente
no puede ya el halcón oír al halconero;
todo se desmorona; el centro cede;
la anarquía se abate sobre el mundo,
se suelta la marea de la sangre, y por doquier
se anega el ritual de la inocencia;
los mejores no tienen convicción, y los peores
rebosan de febril intensidad.

Una revelación se aproxima;
se aproxima el Segundo Advenimiento.
¡El Segundo Advenimiento! Lo digo,
y ya una vasta imagen del Spiritus Mundi
turba mi vista; allá en las arenas del desierto
una figura con cuerpo de león y cabeza de hombre,
una mirada en blanco y despiadada como el sol,
mueve sus lentos muslos, y en rededor planean
sombras de airadas aves del desierto.
Cae la oscuridad de nuevo, mas ahora sé
que a veinte siglos de obstinado sueño
los meció una pesadilla en su cuna,
¿y qué escabrosa bestia, llegada al fin su hora,
se arrastra hasta Belén para nacer?

William Butler Yeats

Traducción de Antonio Rivero Taravillo


Edito: No creo en las casualidades. Estaba viendo una serie en la que han hecho referencia a este poema de Yeats, así que lo he buscado para leerlo completo y, como me ha gustado, he pensando en subirlo aquí. Cuando lo he publicado y lo he releído, me he dado cuenta de que me sonaba mucho, me sonaba de algo reciente... Efectivamente, de la rueda de prensa que dio George R. R. Martin en Avilés. Además, he encontrado tres traducciones diferentes y al final me he decantado por esta... la misma por la que se decantó el intérprete de Martin aquel día. A veces pienso que mi vida es un mar de círculos viciosos de los que no puedo salir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada